logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
MANUEL HINDS - 10 junio 2013

Lo barato sale caro
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
Son increíbles los extremos a los que este gobierno y el partido oficial pueden llegar para arruinar la economía del país, voluntaria o involuntariamente. En unas declaraciones publicadas el sábado en El Diario El Mundo, varios voceros del FMLN dijeron que ellos no van a desdolarizar si ganan las elecciones de presidente en 2014, pero que van a evaluar "medidas ante la dolarización", refiriéndose a "la necesidad de renegociar la deuda externa" porque está en un nivel de 60.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que ellos consideran peligroso y nunca antes alcanzado en el país. Ampliando sus declaraciones, dicen que la renegociación es inevitable.

Estas afirmaciones son extraordinarias. Es más o menos como decir que como alguien se ha quebrado la pierna y como nunca se la ha quebrado antes es necesario amputarla, para luego descubrir que ni siquiera se ha quebrado la pierna, que ya había tenido la misma torcedura antes y que lo que el paciente necesitaba era un reconstituyente. Es lo malo de poner de médicos a quienes no entienden de medicina.

Vayamos en orden. Primero, los voceros del FMLN no saben de lo que están hablando. Dicen que la deuda total del país es 60 por ciento del PIB y que eso es algo que nunca jamás había pasado. Vea la gráfica adjunta y note que la deuda total en 1991 era prácticamente lo mismo (59 por ciento). Es decir, no es la primera vez que el país sale de un gobierno populista que endeudó al país hasta las cachas. Pero note también que bajo administraciones fiscales más competentes la deuda disminuyó a 33 por ciento del PIB en unos cuantos años.

Segundo, el FMLN demuestra ignorancia no sólo es en términos de no saber que esto ya había pasado antes y se había curado sino también en términos de medir lo que no es relevante. Hay tres maneras de medir la deuda pública: la deuda del gobierno central (el gobierno mismo, la presidencia y los ministerios), la del sector público no financiero (que es el gobierno central más las instituciones autónomas) y la total, que incluye lo anterior más el sector público financiero (el Banco Central, los bancos estatales y otras instituciones financieras del estado). De las tres medidas, el FMLN tomó la más grande, que es la menos relevante. Esto es así porque los orígenes de los recursos que son necesarios para pagar los tres tipos de deudas son diferentes, y los que aprietan fiscalmente son los que se relacionan al gobierno central. Las deudas del gobierno deben pagarse con impuestos, mientras que las deudas de las instituciones autónomas se deben pagar con los cobros hechos por las instituciones autónomas por los servicios que prestan-es decir, por el cobro de la electricidad, del agua, y de los servicios portuarios, por ejemplo. Los primeros son impuestos, los otros contrapartidas de operaciones hechas en el mercado. Como en el caso de las instituciones autónomas, los pagos de la deuda del sector público financiero se deben hacer con los cobros que las instituciones financieras públicas hacen por sus servicios. En este sentido, que los pagos deben de salir de servicios vendidos al público, las deudas de las autónomas y de las instituciones financieras públicas son similares a los del sector privado. Si se quiere reducir estas deudas, es necesario mejorar la eficiencia de esas empresas o aumentar los precios de sus servicios. En cambio, las deudas del gobierno sólo pueden pagarse con impuestos. Esta, la deuda del gobierno central, es la medida de la deuda que es más relevante.

Gráfico Hinds

FUENTE: BCR

En esta medida, la deuda es del 45.7 por ciento del PIB, que es sustancial pero no catastrófica. Como en el caso de la deuda total, es muy similar a la deuda que dejó el gobierno de Duarte, que en cinco años ya se había reducido a 23.8 por ciento del PIB-sin amputaciones de piernas, sin escándalos, sin histerias.

Tercero, el FMLN también ignora que en los porcentajes de deuda que tenemos lo que es importante para reducirla es volver a crecer y reducir el desperdicio en el gasto. Si la deuda se mantiene fija y la economía crece al 6 por ciento nominal (4 reales y dos de inflación), la deuda se reduciría más o menos en 6 puntos del PIB por año, de tal forma que en cuatro años habría caído a cerca de 20 por ciento del PIB. No amputar, dar reconstituyente.

Cuarto, los señores del FMLN no saben que renegociar la deuda es extremadamente caro, porque eso deja al país como mala paga, encareciendo el crédito futuro del país. Ellos probablemente piensan que como los intereses se miden en porcentajes como cinco o nueve por ciento, estamos hablando de cantidades bajas. Al nivel que tiene la deuda del gobierno central (sin tomar en cuenta las autónomas ni las financieras estatales) cada punto de interés adicional es 108 millones de dólares que el país tendría que pagar. Sólo el hablar oficialmente de que se quiere renegociar la deuda repercute en aumentos en la tasa futura de interés.

Quinto, los señores del FMLN parecen pensar que la deuda es consecuencia de la dolarización. El gobierno de Duarte se endeudó igual que ellos y no estaba dolarizado. Las deudas de ese gobierno también estaban en dólares porque nadie acepta deudas en monedas locales latinoamericanas. Lo que lleva a las deudas altas es la irresponsabilidad en el gasto, que igual se dio con Duarte y con este gobierno.

El renegociar las deudas deja al país más pobre, pagando tasas más altas de interés, y con mayor carga financiera que antes. Decir que esto es inevitable es una manifestación de la histeria y el atrevimiento que acompañan a la ignorancia.

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

MANUEL HINDS
2014-09-24
Observador Político El costo de no cambiar
2014-09-23
Observador Político Ideología e incompetencia
2014-09-15
Observador Político ¿Es que no entienden?
2014-09-02
No hay peor ciego…
2014-08-26
El despojo en Venezuela
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores