logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
MANUEL HINDS - 01 abril 2013

El cambio de elites
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
En las últimas semanas se ha puesto en boga en El Salvador una vieja teoría que muchos intelectuales salvadoreños no sabían que existía y por tanto consideran original. La teoría ha sido formulada incontables veces, la más famosa de ellas publicada en 1901 por Vilfredo Pareto, economista, sociólogo y politólogo italiano, en su libro El Auge y la Caída de las Elites. Consiste en explicar los cambios en el manejo del poder como inextricablemente asociados con los cambios en las elites. Según Pareto, los pueblos son siempre gobernados por elites pero, por razones sicológicas, las elites no duran y la historia es la narrativa del continuo reemplazo de una elite por otra, que se manifiesta en incesantes luchas por el poder.

En estas luchas, los miembros del grupo que quiere convertirse en la nueva elite jamás reconoce que lo que quiere es el poder. Afirman con gran indignación que lo que quieren no es su propio bien sino el de toda la ciudadanía, especialmente los pobres. Los miembros de la vieja elite tampoco reconocen que están en una lucha por el poder. Afirman también con indignación que lo que quieren es defender los principios fundamentales que han dado nacimiento a la sociedad. Es decir, tanto los unos como los otros ocultan sus verdaderas intenciones en esta lucha por el poder. Pero hay algunas diferencias entre los dos grupos.

Una de las más claras, según Pareto, está en las actitudes con las que los dos grupos entran en la batalla: una agresiva, la otra tímida. La elite en declinación, acostumbrada a vivir en medio de los lujos, se ha vuelto más mansa y menos apta para defenderse, trata de mantener las apariencias de honradez y honestidad en el manejo de los fondos públicos, está más inclinada a llegar a un arreglo con la elite en ascenso, mantiene la esperanza de que el nuevo grupo la necesitará para manejar las cosas y trata de quedar bien con ella mostrándole un gran respeto. La elite en ascenso, por otro lado, se vuelve cada día más insolente con la elite en declinación, no esconde su rapacidad en el manejo del gobierno y los fondos públicos, no trata de esconder que viola las leyes porque cree que esto demuestra su poder y aumenta su prestigio, insulta continuamente a la vieja elite, se burla de ella y no tiene ningún empacho en hacer trampa abiertamente para consolidarse en el poder. Mientras los de la elite en descenso hablan de su solidaridad con los de la nueva elite y su deseo de adoptar su pretendida ideología, los de la elite en ascenso hablan de luchas de clase, dicen abiertamente que desean destruir a la vieja elite y proceden a hacerlo mientras los de la vieja pretenden que no ven.

En las palabras de Pareto, "Aquí hay dos ejércitos, A y B y están confrontándose…Los del ejército A ni siquiera se atreven a decir claramente que están peleando contra B, y pretenden que están en paz con él en medio de la guerra…Por otro lado, los hombres de B saben lo que quieren y lo quieren fuertemente, mantienen disciplina, tienen fe en su bandera, la mantienen alta y dicen claramente que quieren derrotar a A, que lo quieren dispersar y destruir". Por supuesto, una vez en el poder, la nueva elite no volverá a acordarse del bien social o de los pobres, y usará su dominio para enriquecerse y vivir bien. Esto, a su vez, los volverá vulnerables al ataque de una nueva elite, que hará con ellos lo que ellos hicieron con los anteriores.

En su aplicación a El Salvador, los que han estado proponiendo esta explicación para lo que está pasando en el país alegan que no hay que preocuparse si se están aumentando los casos de enriquecimientos ilícitos y otros tipos de corrupción porque esto es sólo el mecanismo por el cual una nueva elite acumula capital para poder dominar a la sociedad. Todas las elites lo hacen, y la elite actual lo hizo cuando estaba en ascenso, dicen los proponentes de esta idea.

Al decir esto han ido más allá de lo que dijo Pareto, que nunca sugirió que la corrupción estaba bien. Más que dar una explicación de lo que está pasando, han buscado justificar la corrupción con argumentos que pretenden ser científicos. Al hacerlo, están dando la espalda a una realidad muy clara: que las elites no tienen que formarse robando al estado o con otras formas de corrupción.

En realidad, justificar la corrupción con el argumento de que antes hubo corrupción no es aceptable ni moral ni pragmáticamente. Lo que tenemos que lograr para desarrollarnos es precisamente crear un sistema institucional que no permita que los que quieren formar parte de la elite busquen lograrlo a través de la corrupción. Hay una gran diferencia entre volverse rico robando al pueblo como Mobutu, el dictador del Congo, a volverse billonario brindando innovaciones al pueblo, como Steve Jobs de Apple, Andrew Grove de Intel o Larry Page y Sergei Brin de Google. Como en todos los países desarrollados, lo que tenemos que hacer es acotar al estado para minimizarlo y volver menos arbitrario su poder, para así minimizar las oportunidades de que los políticos quieran volverse millonarios a costa del pueblo entero.

Por supuesto, los aspirantes a ser de la nueva elite a través de apropiarse de fondos públicos siempre exigen que se aumente el tamaño y el poder del gobierno, y por supuesto dicen que esto debe ser así para favorecer a los pobres y a la sociedad en general. Este, sin embargo, es el camino de todos los caudillos que han llevado a la América Latina a la pobreza.

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

MANUEL HINDS
2014-04-22
El Karma de la baja productividad en América Latina
2014-04-21
La fortaleza y la debilidad de Rusia
2014-04-02
Observador Político El Challenger, otra vez
2014-03-26
¿Es la deuda pública impagable?
2014-03-11
Observador Político La magia de ARENA
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores