logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
MANUEL HINDS - 27 noviembre 2012

La independencia judicial y la Asamblea Legislativa
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
El informe oficial sobre El Salvador de Gabriela Knaul, relatora especial de las Naciones Unidas en el tema de la independencia judicial, expresa una seria preocupación por la amenaza que para dicha independencia constituye la actitud que la Asamblea Legislativa ha tomado con respecto al Poder Judicial, basada en la peregrina idea de que la Asamblea es "el primer órgano del estado" por ser electa directamente por el pueblo, y que por tanto tiene la potestad de interpretar y aceptar o no las decisiones del Poder Judicial. De acuerdo a dicho informe, "las decisiones de las autoridades judiciales no pueden ni deben ser interpretadas por otros órganos del estado, sólo tienen que ser respetadas".

El informe también expresa graves preocupaciones sobre el procedimiento que se realiza ahora para escoger el nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Fiscal General de la República. En el juicio del reporte, el procedimiento actual no garantiza que éstos funcionarios sean electos exclusivamente con base en sus calificaciones y no por su proximidad o membresía de algún partido político. En realidad, como todos sabemos, el procedimiento ha asegurado que la selección de estos funcionarios se lleve a cabo por razones estrictamente políticas.

Este informe contradice directamente lo que alega la Asamblea, y por muy buenas razones. La democracia por sí sola no garantiza el desarrollo de una comunidad libre, próspera y civilizada. El comando de las mayorías puede convertirse en la tiranía de las muchedumbres, que a su vez puede eliminar las libertades y las posibilidades de desarrollo de los individuos. En realidad, uno de los caminos más directos a la pérdida de la libertad y la democracia es el establecimiento del poder irrestricto de las mayorías, que pueden ser formadas en la mañana para lograr un objetivo, y en la tarde para lograr otro o para contradecir el de la mañana. Las épocas en las que este tipo de tiranía—la de las mayorías—ha prevalecido se han caracterizado, como el período del Terror en la Revolución Francesa, por injusticias y crímenes terribles, y por caos en la sociedad y pánico entre los individuos. Al final de estos períodos de pánico y caos la sociedad ha aceptado como mal menor que la tiranía de la mayoría se convierta en la tiranía de uno solo, que pone orden esclavizando a los individuos.

Para evitar esto, es esencial que los ciudadanos tengan ciertos derechos fundamentales que no puedan ser eliminadas por ninguna mayoría o instancia política. El protector de estos derechos es el poder judicial. Para hacerlo, tiene que ser totalmente independiente de la Asamblea y de todo órgano estatal.

Es decir, esta independencia es lo que compatibiliza la democracia con el respeto de los derechos individuales. Es una parte esencial de nuestro sistema democrático, y una garantía necesaria para que la democracia misma no caiga víctima de una tiranía.

Es por eso que los problemas puntualizados en la advertencia de la relatora de las Naciones Unidas deben ser resueltos lo más rápidamente posible. Y es por eso también que debe tomarse cada oportunidad que emerja para explicar a la ciudadanía cómo, para que funcione bien la democracia, debe basarse en derechos individuales que nadie, ni la mayoría ni la unanimidad de la Asamblea, pueda eliminar o violar.

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

MANUEL HINDS
2014-09-24
Observador Político El costo de no cambiar
2014-09-23
Observador Político Ideología e incompetencia
2014-09-15
Observador Político ¿Es que no entienden?
2014-09-02
No hay peor ciego…
2014-08-26
El despojo en Venezuela
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores