logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
SALVADOR SAMAYOA - 14 abril 2013

Observador Político Muy bien, D´Aubuisson
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
Al diputado de ARENA, Roberto D´Aubuisson, lo acusó el Gobierno de Venezuela de conspirar o instigar o participar en un complot para atentar contra la vida del presidente designado, Nicolás Maduro, y desestabilizar el proceso electoral de ese país. La acusación era completamente absurda, pero bien saben los funcionarios entrenados en guerra psicológica que ese tipo de patrañas impactan la conciencia de personas ingenuas y alimentan el fanatismo de los que están predispuestos y ávidos de tomarlas en serio.

Ya era ridículo que el candidato a la presidencia del oficialismo, que ha dispuesto de todo el aparato del Estado, de recursos millonarios y de ventajas inconmensurables en su campaña necesitara inventar y venderle al pueblo venezolano una historia como esa para convertirse en víctima y manipular así los sentimientos de sus mismos seguidores. Eso, ya era ridículo, pero cuando el Ministro del Interior del "Poder Popular" de Venezuela, Néstor Reverol, presentó como prueba del complot la grabación de una supuesta conversación telefónica de D´Aubuisson, la patraña pasó de ridícula a completamente increíble, ya no sólo por su falta de sentido político, sino porque la voz atribuida al diputado salvadoreño era, a todas luces, una falsificación.

Increíble para los salvadoreños, no así para los venezolanos chavistas, que no conociendo al diputado arenero, no habiéndolo escuchado cientos de veces en la televisión, carecían de elementos de comparación para establecer con certeza la falsedad de toda la historia. Pero la sorpresa fue que el burdo montaje tampoco le pareció increíble a Mauricio Funes, quien en vez de rechazar la acusación de inmediato y con indignación, en defensa del honor de los salvadoreños, declaró que daría instrucciones para que se investigara la denuncia. Y además recurrió a la manipulación argumentativa de hechos -ciertos algunos, muy oscuros otros- del pasado para aportarle a la denuncia venezolana los elementos de credibilidad de los que carecía. Si de verdad hubiera habido algo serio en la imputación, el compromiso de investigar habría sido procedente, pero fue muy evidente en todo momento que aquello era una fabricación con fines políticos.

Triste y decepcionante fue, entonces, la actuación de Funes en este episodio. Se perdió una buena oportunidad de parecer presidente de todos los salvadoreños, o de callarse en vez de aprovecharse de la patraña. En ese momento recordamos, por contraste, cuando el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, salió en defensa de su más acérrimo rival, José María Aznar, ante un insulto del mismo régimen venezolano, primero en boca de Chávez, quien lo tildó de "fascista" durante la XVII Cumbre Iberoamericana, y después en boca de Nicolás Maduro, quien tildó a Aznar de "mafioso". En ambas ocasiones, Zapatero, que bien pudo haberse beneficiado políticamente de los ataques a su adversario, respondió con nobleza y con energía exigiendo respeto a los españoles y calificando de "absolutamente inapropiada e inaceptable" la descalificación del régimen venezolano al ex presidente del Gobierno español.

En esas condiciones, considerando que el presidente no tuvo la nobleza de desmentir la acusación, D´Aubuisson hizo algo inesperado. Sin anuncio previo viajó a Caracas para dar la cara, salvar su honor y desmentir al Ministro venezolano. En otras palabras, fue a meterse en la boca del lobo. Bien pudo ocurrir que lo detuvieran en Venezuela con el pretexto de interrogarlo. Por acusaciones menos graves regímenes como el venezolano han mantenido encarcelados a nacionales y a extranjeros durante largos años. A la luz de tal posibilidad, el movimiento del diputado fue un acto de mucha dignidad y valentía, pero sobre todo fue un acto de audacia política. Sorprendió a todos, y además de limpiar su nombre transformó en resonante victoria política lo que pudo ser un daño considerable a la imagen de su partido a partir de la posición que adoptó el presidente.

Hacía tiempo que no veíamos a alguien hacer un acto de audacia en la política salvadoreña. Los que hicimos política en otros tiempos nos sentimos a veces nostálgicos, a veces decepcionados, y la mayor parte del tiempo llenos de coraje por la actitud cobarde de tantos políticos que en vez de una confrontación dura pero noble se dedican a la corrupción o a la descalificación subrepticia. De igual manera, a los que luchamos en otros tiempos por nuestros ideales nos resulta despreciable la actitud pasiva, timorata y acomodaticia de los que no defienden con dignidad y con la frente en alto sus posiciones y sus banderas.

D´Aubuisson rompió con el esquema del lamento ante los ataques y descalificaciones de sus adversarios. Se lanzó sin vacilar al contraataque y dejó en ridículo a los que quisieron desprestigiarlo a él y a su partido, tanto a los que fabricaron la patraña en Venezuela como a los que la alentaron en El Salvador.

Ese es el tipo de actuación política que genera admiración de las bases a sus líderes; es el tipo de actuación que genera adhesiones políticas, que convence a los vacilantes, que enciende a los tibios, que moviliza a los más cómodos, que deja sin lugar el chisme periférico y establece como paradigma el compromiso partidario. Es el tipo de actuación que moraliza a los correligionarios, que une y que devuelve el orgullo que cada uno siente por sus propios colores.

Así hacíamos la política antes, combatiendo, asumiendo riesgos, sin sentarnos a lamentarnos. Desde las filas de la izquierda que tanto protagonismo tuvo en inaugurar esa forma de hacer política -aunque algunos ahora la han cambiado por métodos rastreros- felicito a este líder del partido de derecha por su audacia y valentía. Muy bien, Roberto D´Aubuisson.

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

SALVADOR SAMAYOA
2014-08-26
Víctor Cirilo es el vivo ejemplo a seguir en New Jersey
2014-07-09
Las razones de los magistrados
2014-05-28
Observador Político La austeridad del presidente
2014-03-26
Observador Político Presidente electo: Salvador Sánchez Cerén
2014-02-19
Observador Político Solidaridad
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores