logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
PAOLO LÜERS - 30 julio 2013

Observador Político Sobre la hipocresía
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
Resulta que tuvo razón el señor Fiscal General cuando habló de la "tregua hipócrita". Solo que no son los pandilleros ni los mediadores los que actúan con doble moral, sino el gobierno y su presidente. Quieren capitalizar los logros de la tregua, pero no quieren asumir los costos políticos. La exitosa reducción de la violencia tiene muchos padres, pero parece que fue una milagrosa concepción inmaculada, porque nadie admite haber tocado a la muchacha.

A finales del año 2012, cuando la tregua entre las pandillas y la mediación de monseñor Colindres y Raúl Mijango ya tenían más de medio año de exitosamente reducir la conflictividad en muchas comunidades, el presidente llega a la conclusión de que se han generado las condiciones para que el gobierno desarrolle una estrategia de intervención e inversión social en los municipios donde se produjo y sigue reproduciendo el caldo de cultivo del fenómeno de las pandillas. En este contexto el Presidente nombra al entonces viceministro de Justicia y Seguridad, Douglas Moreno, como coordinador del gobierno para esta intervención social, incluyendo la prevención y rehabilitación.

Al mismo tiempo, los mediadores y las pandillas habían llegado a una conclusión parecida y plantearon que en una "segunda fase del proceso que se inició con la tregua" los municipios tendrían que apoderarse del proceso y llevarlo a la rehabilitación de las comunidades y del tejido social, con participación activa de las comunidades y sus liderazgos, incluyendo las pandillas, que ya habían expresado su deseo de mostrar en las comunidades su voluntad de inserción a la vida legal y productiva.

Nació la idea de los "Municipios libres de violencia", y el primer lugar donde se firmó un "acuerdo local por la paz y la vida", el 22 de enero de 2013, fue Ilopango. Hasta le fecha se han incorporado un total de once municipios, cinco de ellos gobernados por ARENA (Ilopango, Quezaltepeque, Sonsonate, Apopa y San Vicente), cinco por el FMLN (Santa Tecla, Ciudad Delgado, Zacatecoluca, Puerto La Libertad y Nueva Concepción), y uno por el CD (Puerto El Triunfo).

En cada uno de estos municipios se consensuó, entre los diferentes liderazgos del municipio, un acuerdo. Estos acuerdos todos tienen la firma del alcalde, de los voceros locales de las pandillas, y de liderazgos religiosos, comunitarios o empresariales del municipio. Y hasta el día que Ricardo Perdomo asumiera como ministro de Justicia y Seguridad, siempre firmó un funcionario de esta cartera, a la par de los pandilleros y del alcalde. En público, ante los ojos de la comunidad y las cámaras de la prensa. Nada oculto. A veces firmó el ministro Munguía, a veces el viceministro Moreno.

Cualquiera puede revisar los documentos en las respectivas alcaldías o incluso en el ministerio. Son documentos públicos. O puede revisar los reportes de prensa y las fotos publicadas donde se ve a funcionarios a la par de pandilleros. Así que desde enero de 2013 esto no es novedad y no debería escandalizar a nadie, ni a El Faro ni al Presidente.

Pero la participación del ministerio no sólo fue protocolaria en el acto público que se hizo en cada ciudad para declararla en proceso de convertirse en "Municipio libre de violencia". Antes de llegar a esto hizo falta mucha carpintería, se celebraron muchas reuniones, y en varias de ellas participaron funcionarios del gobierno. Y por lógica, en algunas de estas reuniones participaron pandilleros, ya que de esto se trata: aprovechar la tregua entre ellos para construir procesos integrales de rehabilitación de las comunidades. Y por parte del gobierno no sólo participó Douglas Moreno, a quien ahora el Presidente culpa de haberse reunido con pandilleros sin autorización, sino representantes de las diferentes agencias gubernamentales que tenían que entrar en acción en el marco de la estrategia del gobierno de dar sostenibilidad a los pactos municipales y de desbloquear el desarrollo en las comunidades: FISDL, Obras Públicas, Fovial, Educación, Salud, Propaz, Injuve... y hasta la PNC.

Nadie, ni el hombre que vive aislado en la residencia presidencial, se puede imaginar que estos proyectos de construcción de "Municipios libres de violencia" se pueden lanzar sin o en contra de las pandillas. Los mediadores y los alcaldes se encargaron de construir acuerdos con las pandillas, y los representantes del gobierno solo tenían que llegar y coordinar y afinar la entrada de sus programas. Douglas Moreno nunca tuvo que negociar nada con los pandilleros. Sólo tuvo que transmitir y explicar el compromiso del gobierno de invertir en las comunidades. Tuvo que construir confianza mutua. Esto se llama diálogo. Negociación es otra cosa.

Las pandillas se han convertido en participantes proactivos de los planes municipales de desarrollo. Con todos los problemas y peligros que esto significa, pero también con mecanismos acordados de solución. Incluso con hotlines telefónicas que permiten a los alcaldes, los mediadores y los cabecillas de las pandillas a resolver de manera inmediata conflictos antes de que se vuelva imparable la escalada de la violencia y revancha.

El 27 de este mes de julio El Faro publica un reportaje titulado "Exviceministro de Seguridad negoció en persona con líderes pandilleros", revelando que para construir todo esto exitosamente en 11 municipios (con mas de 1 millón de habitantes), el viceministro Moreno se sentó, en diferentes ocasiones y lugares, en una misma mesa con pandilleros. Lo único que tenía que hacer el presidente Funes era decir: "Claro que sí. La concepción inmaculada no existe, por lo menos no para los mortales que gobernamos este país. Sin embargo, no hemos negociado nada con las pandillas. Hemos coordinado la ejecución de acuerdos ya negociados entre los alcaldes y las pandillas, con apoyo directo de iglesias y de los mediadores de la tregua. Ellos cambiaron la situación conflictiva en las comunidades, y el gobierno llegó a hacer el trabajo que durante años estaba paralizado por la violencia. ¿Cuál es el problema? Están visibles los logros."

Pero si no tenía suficiente visión y coraje, simplemente podía quedarse callado. Ya conocemos la obsesión de El Faro de probar que tuvo la razón. Cuando en marzo del 2012 (equivocadamente) reveló una supuesta negociación oculta del gobierno con las pandillas, con dinero y concesiones carcelarias a cambio de que se reduzcan los homicidios.

A nadie le impacta mucho cuando ahora nuevamente El Faro contamina su labor informativa (en un tema que ha tratado mejor que otros medios), metiendo de contrabando interpretaciones muy particulares para comprobar su tesis de siempre: el gobierno mantiene negociaciones ocultas con pandillas. Pero por más que El Faro lo interprete así, el hecho de que un viceministro se sienta en una mesa con pandilleros, aparte de otros liderazgos locales, no significa que está negociando.

Hay muchas maneras de sentarse en una mesa —para aclarar conceptos, para evitar malentendidos y expectativas falsas, para explicar cada uno sus acciones, incluso para coordinar acciones— sin nunca llegar a negociaciones con compromisos que se condicionan mutuamente.

¿Por qué nuestros gobernantes se sienten tan en la defensiva que no pueden explicar esto al público, con la frente en alto, defendiendo y protegiendo a sus funcionarios, orgullosos de los logros obtenidos, conscientes de los peligros, pero con la certeza de poderlos manejar responsablemente?

¿Por qué, cuando sale un reportaje como el reciente de El Faro, el presidente no puede decir: "Por suerte tengo funcionarios que tienen los huevos de sentarse donde hay que sentarse para resolver los problemas de seguridad. Y por suerte tienen la capacidad e integridad de sentarse con quien hay que sentarse y nunca comprometer al gobierno y a los intereses de la población. Y tenemos la suerte de tener alcaldes valientes y visionarios, de diferentes partidos, que han sabido llegar a acuerdos con los pandilleros sin sacrificar la seguridad de la población. Los felicito a todos y les externo mi pleno apoyo"?

Por el contrario: lo primero que hizo el nuevo ministro de Justicia fue sacrificar al director general de Centro Penales, para bajar la presión política y mediática. Y lo primero que hacen el presidente y sus ministros, ahora que El Faro reporta que el gobierno negocia con pandilleros, es buscar a un culpable.

El chivo expiatorio se ofrece en la persona de Douglas Moreno, quien hace un mes tuvo que renunciar a su cargo, por un problema personal y legal. Como Moreno ya está en el suelo, se ofrece para recibir algunas patadas más. Qué falta de lealtad, qué falta de liderazgo.

¿Quién va a creer que un viceministro, que quiere realizar reuniones no autorizadas con pandilleros, las convoca en su oficina en el ministerio? ¿Y quién va a creer que nadie sabía de esto? ¿Qué otra cosa que risa y pena nos puede provocar que el actual ministro de Justicia, en aquel entonces jefe de la Oficina de Inteligencia del Estado, que supuestamente sabe todo, tampoco sabía de estas reuniones, ni de las realizadas en los municipios, algunas de ellas cubiertas por la prensa nacional?

Si quieren la definición de "hipócrita" (que el señor fiscal general no dio) aquí la encuentran: "El actual ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, que cuando se celebraron las reuniones era director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) y por tanto parte del gabinete de seguridad, negó a El Faro haber sabido nunca de estos contactos entre Douglas Moreno y representantes de las pandillas." ("Exviceministro de Seguridad negoció en persona con líderes pandilleros", El Faro, 27 de julio 2013).

"Nunca tuve conocimiento y de haberlo sabido nunca lo hubiera permitido. No era nuestra política reunirnos con ellos (con los pandilleros), nunca ha habido, que yo sepa, contacto de titulares del ministerio con pandilleros" (David Munguía Payés, actualmente ministro de Defensa, a la fecha de las reuniones entre Moreno y los pandilleros ministro de Justicia y Seguridad; citado por El Faro).

"El gobierno está llevando a cabo su estrategia que se llama municipios libres de violencia, y esa estrategia no tiene nada que ver con las pandillas" (Presidente Funes, en su programa Conversando con el Presidente, citado por el sitio oficial presidencia.gob.sv)

"El presidente no estaba al tanto de esa reunión. No tenía conocimiento de ellas. Fueron decididas de forma unilateral por el exviceministro. Si él se hubiera enterado de esto, (el presidente Funes) hubiera decidido tomar medidas, incluso la destitución del funcionario" (David Rivas, secretario de comunicación de la presidencia, citado por El Faro).

Con este tipo de declaraciones hipócritas, ¿cómo piensan empoderar a los alcaldes, a los mediadores, a los dirigentes locales y a aquellos pandilleros que están apostando a la rehabilitación y reconciliación desde las comunidades? ¿Quién será el siguiente chivo expiatorio, cuando el gobierno necesita a sacrificar a alguien porque ya no aguanta la presión política y mediática? ¿Uno de los alcaldes? ¿Un mediador acusado de violar la ley de prescripción de pandillas?

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

PAOLO LÜERS
2014-04-04
Observador Político Aunque no me preguntaron, aquí mis respuestas
2014-04-01
Observador Político "¿El primer texto de propaganda pactado por los mediadores y las pandillas?"
2014-03-31
Observador Político Abril, abril...
2014-03-18
Observador Político Tiempo de conflicto y apertura
2014-03-10
Observador Político 9M: la película de suspenso
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores