logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
PAOLO LÜERS - 10 julio 2013

Observador Político Carta del Barrio 18
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
El sábado pasado publiqué una carta dirigida a los pandilleros. Quería retarlos a que se pongan claros: ¿Están o no comprometidos con pasar de la tregua entre pandillas a la pacificación, o están midiendo fuerzas con el gobierno? Dos días después recibí respuesta de manos del líder del Barrio 18, Carlos Ernesto Mojica Lechuga, "El Viejo Lin", quien guarda prisión en el penal de Cojutepeque. Me consta que el texto es auténtico y que además cuenta con el apoyo de otros 11 voceros de la misma pandilla. Considero que la opinión pública, que en estos días está recibiendo mensajes y opiniones muy contradictorios sobre el estado actual de la tregua y sobre las intenciones de los pandilleros, tiene derecho de conocer la versión de uno de los protagonistas. Y sobre todo considero que es importante que los mismos miembros de las pandillas en todo el país, conozcan de primera mano la posición de uno de sus líderes históricos quien básicamente les hace un llamado a mantener el esfuerzo por la paz. Aquí el texto completo y no alterado de la carta que me entregaron.

Al señor Paolo Lüers, al pueblo salvadoreño y a los demás pueblos del mundo:

Estimado y respetado Paolo, en respuesta a tu carta publicada en la sección editoriales de El Diario de Hoy de fecha 6 de julio del corriente año, deseamos aclarar y afirmar lo siguiente: Para empezar, queremos dejar en claro el profundo respeto que guardamos por monseñor Fabio Colindres, por Raúl Mijango, por tu persona y por todos aquellos que al igual que tú han enfrentado mil obstáculos y críticas por el hecho de creer que el proceso de pacificación iniciado por las pandillas es parte de la solución al problema de la violencia pandilleril en nuestro país. A la vez también dejamos en claro que en ningún momento, desde el inicio de este proceso, ni el gobierno ha pretendido negociar con nosotros, ni nosotros hemos pretendido negociar con el gobierno. Tampoco se nos han dado concesiones, ni hemos pedido concesiones de ningún índole, ni privilegios especiales en las cárceles, tampoco tenemos aspiraciones o inclinaciones políticas por partido político alguno, pues sabemos que la política es amoral, ya que hemos sido engañados por regímenes anteriores.

Dimos inicio a este proceso conocido como la tregua después de una larga reflexión y consulta que trajo como resultado la clara comprensión de el daño ocasionado a nuestro pueblo, de los miles y miles de compañeros en la flor de su juventud vegetando y envejeciendo en bodegas humanas conocidas como centros penales en nuestro país; de los miles y miles de víctimas fallecidas a través de dos décadas de guerra entre pandillas, y por último del fracaso de las políticas criminales represivas de al final de cuentas fracasaron en su intento de darle solución a un fenómeno mucho más complejo.

Como tú mencionas en tu carta, nuestro compromiso no es con un gobierno, pues gobiernos van y vienen; nuestro compromiso es con nuestras comunidades, con la sociedad civil, con nuestro pueblo en general, y con nosotros mismos, ya que verdaderamente creemos de que nuestro pueblo ha sufrido ya mucho y pagado las consecuencias de una guerra sin sentido. En esto, Paolo, nadie ha ganado, todos hemos perdido. Pero una vez más y consciente del daño que hemos causado, humildemente y desde los más profundo de nuestra corazones, pedimos perdón a nuestro pueblo y a todos aquellos familiares de las víctimas caídas en esta guerra entre pandillas.

Mencionas en tu carta también el tema de las extorsiones. Queremos dejar en claro que compartimos tu opinión y que no pretendemos tapar el sol con un dedo, y que tenemos toda la intención de combatir desde nuestras filas este flagelo. Pero, Paolo, hemos repetido reiteradamente que somos parte de la solución, pero no podemos hacerlo solos, es imposible.

Mencionas en tu carta literalmente lo siguiente: ¿Y quién diablos dijo que la paz es más fácil que la guerra? Bueno, nosotros tampoco sabemos quién lo dijo, pero sí sabemos que son palabras sabias y verdaderas, pues hoy comprendemos cuan difícil es la construcción de la paz, porque, Paolo, nadie en este país tiene la más mínima idea cuántas barreras, cuántos obstáculos, cuántos problemas, cuántas dudas, cuánta resistencia hemos encontrado aún en nuestras filas internas, e incluso enfrentando el riesgo de perder nuestras vidas debido a un amplio despliegue hecho por un medio informativo, el cual afirmaba que al inicio de este proceso habíamos recibido $10 mil dólares. Sumado a esto estamos sabedores de la gran cantidad de detractores que incomprensiblemente este proceso ha atraído, hasta el grado de haber sido politizado y utilizado con fines electorales.

También lamentamos la escalada de homicidios sucedida en nuestro país en los primeros cuatro días del mes de julio del corriente año, y desmentimos y repudiamos rotundamente las declaraciones dadas por algunos detractores de este proceso, en los cuales alegaron que esto se debió a directrices emitidas por los líderes de pandillas, como una estrategia para presionar al gobierno. Pero cuanta ruindad y mezquindad puede haber en los corazones de quienes dicen que son los buenos de la película.

No somos estrategas, ni expertos en la materia, pero nadie en este país ignora la gran campaña mediática de desinformación, en la cual se aseguraba que la tregua había terminado. Y sumado a esto el hecho de habernos cortado el acceso a los medios informativos, a través de los cuales llegábamos hasta nuestras bases. Y estos fueron dos factores que conllevaban a crear confusión, dudas, incertidumbres y caos en las filas de todas las pandillas envueltas en este proceso.

Más sin embargo, hemos logrado aclarar la situación, estamos haciendo un esfuerzo titánico y reiteramos firmemente nuestra convicción de que este es el camino para lograr la paz en nuestro país, y que haga lo que haga el gobierno actual y los gobiernos por venir, seguiremos apostando a la paz, sabiendo en nuestros corazones que, a pesar de que muchos nos tildan de ser los malos de la película, estamos haciendo patria.

Para finalizar queremos agradecer profundamente a todos aquellos patriotas que de una u otra forma han contribuido a mantener vivo este proceso. A ellos les decimos que no les defraudaremos, que todo el esfuerzo, que todo el sacrificio que han hecho y todos los riesgos que han enfrentado no serán en vano, nuestra palabra va en ello.

Y por último hacemos un desesperado llamado a todos los actores y sectores sociales, a los candidatos presidenciales y a nuestro pueblo en general, a darnos el beneficio de la duda y a darle una oportunidad a la paz. Las víctimas de este conflicto lo merecen y nosotros se los debemos. ¿Habrá una mejor manera de hacer patria?

Voceros nacionales de la pandilla dieciocho. Penal de Cojutepeque, El Salvador, julio del año dos mil trece.

Firma:

Carlos Ernesto Mojica Lechuga

("Viejo Lin")

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

PAOLO LÜERS
2014-12-05
Observador Político Alba Petróleos financia desde 2013 casi el 75 % de becas de Nuevo Cuscatlán
2014-10-23
Observador Político Una ley que crea confusión jurídica
2014-09-09
Observador Político Incluso de lo factible, poco han querido hacer en 100 días
2014-09-07
Observador Político 100 días de continuismo
2014-06-01
Observador Político Dos discursos y un presidente que los tendrá que conciliar
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores