logo
  observador politico
Archivo de ediciones anteriores
MIGUEL LACAYO - 11 febrero 2013

El falso nacionalismo
         
Comentar Imprimir Aumentar Disminuir  
Compartir: |
Los ciudadanos de nuestro país justamente deseamos un país más prospero, en el que nazcan y prosperen empresas que generen oportunidades de empleo, de crecimiento personal y profesional, y que creen bienestar. Deseamos un país que aproveche y explote inteligentemente sus recursos naturales para beneficio de todos. Lo que no queremos es desperdiciar nuestros recursos y caer en la trampa del ambientalista morboso o enfermo de ideología que detiene el progreso sin razones de peso. Tampoco aceptamos la trampa del que prefiere promover un nacionalismo mal entendido, para lo cual inflama las pasiones con tal de ganar popularidad y crean cortinas de humo aunque eso implique violar el estado de derecho e incumplir contratos y obligaciones adquiridas. No queremos un falso nacionalismo que nos aleja del camino hacia la prosperidad. Las pasiones encendidas no nos dan de comer, no llenan el estómago, solo sacian el apetito a la revancha. Las pasiones mezquinas no reducen el monto en la factura eléctrica que llega a nuestros hogares, al contrario, las elevan a niveles nunca antes vistos, como es el caso actual en nuestro país.

Los gobiernos racionales, los que trabajan genuinamente buscando el bienestar de sus pueblos, buscan atraer inversión extranjera para que los emprendedores contribuyan con el desarrollo, tanto con sus recursos económicos como con su conocimiento y tecnología. Frecuentemente, los gobiernos no cuentan con los recursos necesarios para hacer grandes inversiones o prefieren destinar los recursos disponibles para hacer infraestructura pública e inversiones de beneficio social que no presentan oportunidad de rentabilidad para el sector privado. Enel Green Power es una empresa que con éxito ha contribuido con esas grandes inversiones en diversos países en el mundo y actualmente opera 703 plantas de generación eléctrica, con capacidad de generar 7,967 MW (aproximadamente 6-7 veces la capacidad total instalada en El Salvador). De estas plantas, 91 están ubicadas en EE.UU., 3 en Canadá, 575 en Europa, ubicadas en Portugal, España, Francia, Italia, Rumania, Grecia, y Bulgaria, y 37 operan en América Latina en México, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Chile, y Brasil. Estas plantas se basan en tecnología de energía renovable ya sea geotérmica, hidroeléctrica, eólica, biomasa, o solar. Obviamente, aunque en estos casos Enel explota, en el buen sentido de la palabra, los recursos naturales de los países adonde se ubican estas plantas, también operadores locales privados o estatales pudieron hacer las respectivas grandes inversiones con recursos propios, comprando la tecnología requerida o con tecnología propia. Pero en estos 15 países, sus gobernantes decidieron invitar a Enel, uno de los más grandes generadores de energía renovable del mundo, para que efectuara las inversiones y operara las plantas eléctricas para su beneficio y el de los ciudadanos de estos países. En cada uno de estos países, todos ganan. No puede ninguna persona a quien le asiste el sentido común decir que los gobernantes de estos 15 países están equivocados ya que Enel se "lleva los dólares" que se gana con sus inversiones, tecnología, y trabajo. Toda inversión privada lógicamente busca rentabilidad para hacer de ella lo que estime conveniente el inversionista.

En el proceso de selección de un socio estratégico para LaGeo, se llevó a cabo una licitación pública para seleccionar un banco de inversión para elaborar las bases de licitación para buscar y seleccionar dicho operador estratégico. La oportunidad de inversión se le presentó a cerca de una docena de potenciales inversionistas en el mundo, de los cuales tres decidieron participar en la licitación pública: Sumitomo Corp. de Japón, que además de operar plantas de energía, es uno de los principales fabricantes de equipo de generación eléctrica en el mundo, Shell, empresa global que opera en mas de 80 países, y Enel de Italia. Las tres empresas de reconocido prestigio y capacidad en el área de generación eléctrica geotérmica. Aunque como salvadoreño me enorgullece la capacidad técnica y administrativa de los equipos humanos de CEL y LaGeo, nunca pasaría por ridículo pensando y mucho menos diciendo que sabemos tanto, que tenemos tan moderna tecnología que no podemos aprender de ellos, o tenemos tantos recursos como estas empresas. Cualquiera de estos tres operadores es capaz de contribuir ampliamente al desarrollo de la capacidad de energía geotérmica en el país. El socio seleccionado, Enel, ha prestado su contribución con sus recursos económicos y su tecnología incrementando la capacidad de generación eléctrica de LaGeo, reduciendo además los costos operativos por MWh generado, pero irónicamente el gobierno actual, quien controla la mayoría de las acciones y quien manda en LaGeo, ha hecho todo lo posible para frenar la inversión y ha optado por venderle a los salvadoreños la energía a los precios más altos de la historia.

A pesar de los obvios beneficios de la inversión extranjera, en nuestro país algunas personas, pregonando un nacionalismo falso, dicen que no debemos tener inversionistas extranjeros en generación geotérmica porque el "vapor en el subsuelo es de los salvadoreños". Hugo Chávez también se declara nacionalista pero lleva a su pueblo al desastre. Acá también hay supuestos líderes que en el intento de elevar su efímera popularidad, están llevando al país a la bancarrota, han hecho retroceder al país a las últimas posiciones de competitividad y atractivo internacional, mantienen en desempleo a nuestros jóvenes, y le están pasando a los salvadoreños la factura del más alto costo de vida de nuestra historia. Con la mano derecha públicamente promueven el concepto de Asocios Publico Privados, pero con la otra mano (la de intereses oscuros que queda al desnudo con sus actos), envían un mensaje ambiguo, dejando en evidencia lo hueco de sus palabras. En realidad ellos quieren que mantengamos la ilusión de que son gente razonable cuando en realidad no lo son. Irrespetando contratos público-privados estos señores hablan con hechos, ahuyentando la inversión y hundiendo al país. Ojalá el pueblo salvadoreño no confunda prosperidad con un falso nacionalismo que además de falso es retrógrado.

HAGA SU COMENTARIO

350 Carácteres Restantes.

*elsalvador.com se reserva el derecho de publicar los mensajes enviados.
*No están permitidos comentarios injuriosos. Todos los campos son requeridos.

COMENTARIOS

MIGUEL LACAYO
2014-01-20
Observador Político Con el hígado o con el cerebro...
2013-11-07
Observador Político La desesperación de la esquina del perdedor
2013-10-14
Observador Político Lo que nos ha dejado "el cambio"
2013-09-26
Observador Político ¿Dónde están los millones de la INE?
2013-08-12
Observador Político Atentado contra todos los salvadoreños
Archivo
separador
separador
separador
separador
El Diario de Hoy

© elsalvador.com 2014 - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - El Diario de Hoy no se hace responsable por comentarios de sus colaboradores